FANDOM


Aatrox loading screen
Aatrox
Titulo: La Espada de los Oscuros
Afiliación: Mal
Residencia: Islassombras (Antes)

Runaterra

Familia: KaynSquare2 Los Oscuros
Atributo Principal: Luchador
Atributo Secundario: Tanque (Ant.)
Rewardicons rp: 975 RP
Rewardicons be: 6300 EA
Campeones Relacionados: KaynSquareTryndamereSquareVarusSquare
Datos del Campeón
Especie: Los Oscuros
Voz Original: Erik Ireland
Doblaje Latino: Emilio Sabini
Doblaje Español: Jorge García Insúa
Color de Ojos: Rojos
Genero: Masculino
Ocupación: Avatar de Guerra

Prototipo Mecha (Skin)

Caza Recompensas (Skin)

Arma: Espada de los Oscuros

Un Antiguo Misterio en Runaterra

Aatrox Promo 2

Historia

Aatrox es un guerrero legendario, uno de los únicos cinco que quedan de una raza antigua conocida como "Los Oscuros". Porta su enorme espada con gracia y serenidad, y la desliza entre sus enemigos con un estilo hipnótico y terrible. Tras derribar a cada uno de sus enemigos, la espada de Aatrox, como si tuviera vida propia, bebe su sangre y alimenta y fortalece su brutal y sanguinaria masacre.

Las hazañas de Aatrox son tan antiguas como la misma historia. Se cuenta que hubo una guerra entre dos grandes facciones recordadas solamente como el Protectorado y los Señores Hechiceros. Con el tiempo, los Señores Hechiceros lograron varias victorias aplastantes, llegando casi a erradicar a sus enemigos para siempre. El día del combate final, el ejército del Protectorado se vio superado en número, además de estar agotado y mal equipado. Se prepararon para una derrota inevitable.

Justo cuando toda esperanza parecía perdida, Aatrox apareció entre las filas del Protectorado. Con unas pocas palabras, antes de iniciarse al ataque, convenció a los soldados para que luchasen hasta el final. Su presencia inspiró a aquellos guerreros desesperados. Al principio, sólo podían ver asombrados cómo aquel héroe desconocido arrasaba a sus enemigos, con su cuerpo y su espada moviéndose al unísono como un único ser. Pronto, los guerreros se vieron inundados por una intensa sed de sangre. Siguieron a Aatrox al campo de batalla, cada uno de ellos luchando con la fuerza de diez hombres, hasta que lograron una victoria que parecía imposible.

Aatrox desapareció tras la batalla, pero la furia del ejército del Protectorado permaneció. Su sorprendente triunfo fue el primero de muchos, hasta que al final pudieron regresar a casa victoriosos. Sus compatriotas los recibieron como héroes, pero aunque creían haber salvado a toda su civilización de la destrucción, lo cierto era que la oscuridad se había asentado en la mente de cada uno de los guerreros. Algo en su interior había cambiado. Con el tiempo, sus recuerdos del combate fueron desapareciendo para ser reemplazados por una sombría revelación: sus actos de heroísmo no fueron más que brutales atrocidades cometidas con sus propias manos.

Este tipo de historias se pueden encontrar en la mitología de muchas culturas. De ser todas ellas ciertas, la presencia de Aatrox habría cambiado el curso de muchas de las guerras más importantes de la historia. Aunque siempre se le etiqueta como salvador del pueblo en tiempos oscuros, el verdadero legado de Aatrox podría ser un mundo lleno de conflictos y guerras.

"Algunos luchan por honor, otros luchan por la gloria. En realidad, lo único que importa es luchar".

-- Aatrox

Aatrox es un guerrero legendario, uno de apenas cinco que quedan de una raza antigua conocida como los Oscuros. Porta su enorme espada con elegancia y serenidad, deslizándola entre las líneas enemigas con un estilo que hipnotiza de sólo contemplarlo. Con cada enemigo que derriba, la espada de Aatrox, que aparenta tener vida propia, bebe la sangre de sus adversarios llenando a su esgrimidor de un poder inaudito, que intensifica su brutal pero elegante campaña de sacrificios guerreros.

La leyenda más antigua que se conoce sobre Aatrox se pierde más allá de los primeros registros históricos. Se dice que hubo una guerra entre dos grandes facciones conocidas simplemente como el Protectorado y los Señores Hechiceros. Al pasar del tiempo, los Señores Hechiceros lograron llevar casi a la erradicación a sus eternos enemigos, con una serie de aplastantes victorias. El día del combate final, el ejército del Protectorado se vio superado en número, totalmente agotado y sin los suministros de guerra necesarios. Se prepararon para una derrota inevitable.

Cuando toda esperanza parecía perdida, Aatrox apareció entre las filas del Protectorado. Con unas cuantas palabras de aliento convenció a los soldados para que lucharan hasta el final. Su presencia inspiró a los desesperados guerreros. Al principio, sólo podían contemplar asombrados cómo aquel héroe desconocido arrasaba a los enemigos, con su cuerpo y su espada moviéndose al unísono simulando ser un ente único. Muy pronto, los guerreros sintieron una intensa sed de batalla. Siguieron a Aatrox al combate, cada uno de ellos luchando con la fuerza de diez hombres, hasta que lograron una victoria que parecía imposible.

Aatrox desapareció después de la batalla, pero la furia del ejército del Protectorado permaneció entre ellos. Su sorprendente triunfo fue el primero de muchos más, hasta que al final pudieron regresar a casa victoriosos. Sus compatriotas los recibieron como héroes. Sin embargo, aunque habían evitado que toda su civilización fuera destruida, la oscuridad se había asentado en la mente de cada uno de los guerreros. Algo en su interior había cambiado para siempre. Con el tiempo, sus recuerdos del combate fueron desapareciendo para dar lugar a una sombría revelación: sus actos de heroísmo no habían sido más que brutales atrocidades que habían cometido con sus propias manos.

Este tipo de historias se puede encontrar en la mitología de muchas otras culturas. De ser todas ellas ciertas, la presencia de Aatrox ha cambiado el curso de las guerras más importantes de la historia. Aunque siempre se lo recuerda como el salvador del pueblo en tiempos de oscuridad, el verdadero legado de Aatrox bien podría ser sólo un mundo lleno de conflictos y de guerras.

"Algunos luchan por honor, otros luchan por la gloria. Lo único que importa es luchar". -- Aatrox